The Walking Dead 3x15: Destripe emocional

on | | 0 comentarios

¡Bueno, bueno! He de decir que el domingo me tiré medio día cabreada porque un imbécil me hizo un spoiler sobre lo de Merle horas antes de ver el capítulo. Sólo puedo desde aquí transmitirle todo mi odio a esa persona (que por supuesto no me está leyendo, pero ahí que van mis ondas de mal rollo sólo para él o ella) y desearle unas ladillas o algo así.

A pesar de todo, el capítulo del domingo me resultó muy interesante, y me emocionó mucho cuando Daryl se enfrenta a su hermano muerto. Esa mirada, y ese medio minuto de llanto contenido lleva tal carga sentimental, que puedes ver el pasado y el presente de este personaje convergiendo en este momento terrible que seguro definirá muchas de sus acciones del futuro. Sin duda, un minuto mágico en la pantalla.

Pero he empezado la casa por el tejado hoy. Antes de acabar con el "pobre" de Merle, los guionistas querían (y muy bien hecho) mostrarnos parte del hombre, para acabar con la idea del indeseable y que el público sintiera su pérdida. Realmente, y a pesar de todo, Merle se sacrifica por una causa ajena a sí mismo (ya que como rata de cloaca puede sobrevivir a cualquier cosa) y se convierte en un mártir. Es interesante que usen como catalizador de sus sentimientos a otro personaje que es bien hermético, Michonne.

Al principio vemos a un Merle sufriendo las consecuencias de su propia mala vida, encerrado en sus responsabilidades con su familia, y con el síndrome de abstinencia. Poco a poco, los demás personajes van urgiéndole con que escoja un bando de una vez, por lo que finalmente se decide: él se encargará de llevar a Michonne ante el Gobernador.

Es interesante ver la confusión que se produce en este momento: un rebelde que decide obedecer, un líder que no tiene claro lo que quiere (ya llegaremos a Rick), una prisionera que parece resignarse a que la traicionen siempre... Sin duda toda esta trama ha afectado seriamente no sólo las vidas, sino también su psique, su idea de quiénes son.

Y llegamos a las tres grandes escenas: Michonne y Merle en el coche, Rick y el grupo y Merle y Daryl. Michonne no se resiste a Merle porque sabe que no tiene ninguna oportunidad de sobrevivir si se enfrenta a él, y prueba una estrategia totalmente nueva en ella: hablar. Intenta llegar al verdadero Merle, y le hace ver que él no era malo cuando todo esto empezó, que ha sido utilizado. En ese momento, Merle toma una decisión que le servirá para definir finalmente en qué bando está, condenándose al mismo tiempo a una muerte segura. Enfrentarse solo a un grupo de hombres armados (entre los que se encuentra el Gobernador, que es el peor monstruo final de la historia) se está sacrificando por los demás, y eso le da un valor como compañero que no hemos visto en él en toda la serie. Comprende que sus acciones del pasado son injustificables, y rectifica el rumbo de su vida sacrificándose por la causa. A esto hay que añadir la extrema crueldad del Gobernador, que no le dispara en la cabeza, encargándose de mandarle un mensaje a los del otro bando de camino.

Luego tenemos la vida en la prisión. Dejando a un lado el matrimonio entre Glen y Maggie, que se extrae del cómic y que no me gusta nada aunque no quiero enrollarme en eso. Bueno, venga, si no lo digo reviento: la sociedad tal y como conocemos ha acabado, y estamos sentando las bases de una nueva civilización, ¿es necesario perpetuar las antiguas tradiciones como el matrimonio? Sobre todo la antigua visión del matrimonio: pidiendo permiso al padre y buscando un anillo. Se trata de repoblar la Tierra, no de jugar a las casitas. ¡Vaya americanada! Ya está, me siento mejor.

Volviendo a lo de Rick, es interesante que la dictadura se transforme en democracia justo cuando no poseen un "ejército" armado que proteja los intereses del líder, y haga cumplir sus decisiones por la fuerza. Desde luego, la metáfora está más que servida en bandeja de plata. De todas formas, he de alabar la sinceridad de Rick, que es lo suficientemente fuerte como para admitir su debilidad. Lástima que no se le ocurriera antes, cuando se le ofrecieron cuatro pares de manos para ayudarlos a defenderse. Peor hubiera sido que se hubiera obstinado en mantener su "reinado" aún no estando en condiciones (ejemplo de lo que puede pasar en ese caso: el Gobernador). Me sigue sorprendiendo la actitud de borrego de la masa, aunque es cierto que en esa situación la unidad es la clave para la supervivencia.

Esta escena tan emotiva, con su discursito de todos somos uno, todos decidimos, se me antoja que es la fundación de un espíritu de comunidad (casi nacionalista) que los va a marcar para los restos como "los buenos" (que para algo son los protas). Sólo espero que esto no aplane a los personajes, que ya están bien construidos a estas alturas de la historia.

En fin, ya sólo nos queda esperar el desenlace de esta temporada (y que no haya ningún imbécil que me mande fotitos reveladoras al Twitter). Recordad que esta sección va de destripar los capítulos, así que nunca la abras si no has visto el capítulo de la semana. Recordad también que me encanta leer vuestra opinión, ¡no os cortéis! (y no seáis borde a no ser que sea absolutamente necesario).

Después de The Walking Dead me gustaría coger otra serie para destripar. ¿Qué series veis vosotros?

The Walking Dead 3x14: empieza la acción

on | | 0 comentarios

Y al fin llega mi momento favorito de la semana, en el que hablo de The Walking Dead. Esta semana sí que me ha entretenido de verdad el capítulo, y es que han sabido preparar y muy bien el terreno para el encuentro final (que espero que se produzca).

Este capítulo se centra exclusivamente en el Gobernador y Andrea, y la verdad es que han sabido darle una profundidad a esta última que me ha encantado (ya era hora). Vayamos por partes. Primero, tenemos una vez más la confirmación de que el Gobernador es un psicópata, y que está dispuesto a todo para llevar a cabo su venganza personal. No duda en poner todo el pueblo en marcha para atrapar a Michonne, mientras tanto prepara la sala de torturas donde piensa dar rienda suelta a toda su turbación.

A su alrededor su equipo sigue obedeciendo sin saber, y sin preguntarse si quiera por qué es tan necesario atacar a un grupo pequeño que no llegó hasta su pueblo por voluntad propia. Por supuesto, el resto del pueblo no saben la mitad de la mitad, y lo peor es que no hacen nada por saberlo. Ninguno quiere verse en la tesitura del doctor (un día de estos prometo que me aprendo su nombre), que sabe perfectamente lo que pasa pero prefiere mirar hacia otro lado, aunque cada vez se haga más difícil. Aquí vemos una vez más la masa dominada por su propia falta de aptitud: y que por algo existe el dicho "más vale malo conocido que bueno por conocer". Nadie se atreve a contradecir al sistema porque no quiere ser expulsados de éste.

Como ejemplo de ésto, tenemos al nuevo grupo que se ha unido al pueblo (que parece que vengan de la casa de la pradera y no de un apocalipsis, a veces). El grupo se encuentra dividido entre los que quieren integrarse y sobrevivir (a costa de no hacer preguntas) y los que insisten en mantener ciertos valores y exigen al Gobernador explicaciones de sus movimientos sospechosos. Por supuesto, al final la presión social les puede, y se dan por satisfechos con las mentiras del Gobernador.

Así llegamos hasta Andrea y el doctor: ambos conocen la verdad de lo que está pasando, pero sus actitudes son muy diferentes. Sinceramente empiezo a pensar que el doctor tiene algún tipo de trauma o discapacidad psicológica también. Al ver que la acción se está precipitando, el doctor muestra la verdadera cara del Gobernador a Andrea para que ésta haga algo al respecto, y con ello reconociendo ante sí mismo que no tiene el valor para dar un paso al frente contra el Gobernador. Andrea acepta su papel de salvadora, y se marcha del pueblo para buscar a sus amigos.

Entonces empieza la mejor parte del capítulo, la persecución de Andrea por parte del Gobernador. Esta parte en muchos momentos me recordó a un videojuego: como Andrea caminando sola por una carretera desolada. Al final, cuando se refugia en el edificio y éste la sigue, es cuando de verdad le vemos la cara a ambos. Tengo que decir que me pareció un poco estereotipado eso del malo que entra cazando a la pobre chica como si fuera un conejo, pero hubo un detalle que me encantó y que creo que le da veracidad al personaje: la ausencia de la charla final revelando por qué es malo o alguna mierda del estilo. El Gobernador entra en el edificio hablando, dándole la última oportunidad de volver a la mentira, y cuando ésta no responde y decide matarla, deja de hablar y se pone a silbar.

El hecho de que no hable es importante, porque no se busca una empatía con él, y ya ha hecho bastantes cosas para que le odiemos. Con su música nos está diciendo que en su mente retorcida es normal y necesaria una situación que para la gente corriente es de absoluto terror: nos da un ejemplo del estado de su mente.

Desde ahí, me reconcilio totalmente con el personaje de Andrea, que finalmente encuentra su yo en toda esta historia y lucha por lo que cree justo y bueno. Una pena que perdiera, y acabara en el potro de tortura sustituyendo a su amiga Michonne. De todas formas, no tiene desperdicio el momento cara a cara con el que ha sido su amante.

Estoy deseando que llegue el domingo para ver qué sucede con los chicos de la cárcel. Además, tenemos que tener en cuenta dos hechos que insinúan cambios importantes en la historia. Uno, el Gobernador (que no sé cómo salió de allí) no se ha quitado la chaqueta aún, ¿lo habrá matado Andrea ya? Y dos, ¿quién quemó a los zombies? ¿Se estará formando una resistencia que se unirá a Rick en el último momento? Yo tengo fe en Martínez (creo que cada vez que hablo de él le cambio el nombre, es el soldado que mantuvo la charla con Daryl en el capítulo de la reunión).

¡Qué pena me va a dar cuando se termine!

PD: Me vi a ratos el programa de The Talking Dead, en que estuvo la actriz que hace de Andrea y que dio varias claves para entender su personaje de acuerdo a cómo ella se lo prepara. Debí haber tomado nota, lo siento. Cosas que recuerdo: le gusta pensar que la Andrea de ahora está empezando a recuperar su yo de antes del apocalipsis, y que la experiencia de haber conocido a Dale, y lo que éste quería para ella, es una constante en la búsqueda de su nueva vida.

PD2: Me sigue pareciendo absurdo dedicar una hora más a The Walking Dead, porque no son entrevistas en profundidad sino meras conjeturas sobre la trama pasa subir el hype de la serie.

The Walking Dead 3x13: jugando con nuestra paciencia

on | | 0 comentarios


¡Jor, jor!

Sé que muchos aún no habéis visto el último capítulo de The Walking Dead (porque acaba de terminar) pero os dejo mis impresiones para cuando lo hayáis visto.

Se ve que quieren dejar la batalla para el capítulo final (o peor, quieren dejar el comienzo de la batalla para el último capítulo), pero no sé cuánto tiempo van a aguantar este ritmo. Como sabéis, soy una gran fan de las tramas lentas que dejan entrever el verdadero ser de los personajes. Aún así, hasta yo puedo ver cómo están jugando con la paciencia de los espectadores para crear tensión (más les vale que sea bueno lo que están preparando).

En este capítulo nos muestras claramente la estructura jerárquica en la que se organizan los dos grupos, enfatizando las semejanzas y dejando entrever claras diferencias. Rick y el Gobernador se encuentran cara a cara por fin, y en lugar de tirarse a la yugular se sientan a beberse unos copazos. Mientras tanto, fuera esperan Daryl, Rodríguez, Hershel y el doctor al que nunca le pillo el nombre. Además, Andrea estará en medio de los dos grupos siendo lerda e intentando resolver los problemas hablando. Al final Rick y el Gobernador la echan de la sala, y arreglan sus "cosas de hombres".

Es interesante ver cómo cada personaje se une de alguna forma a su "antagonista" durante este capítulo. Por una parte, Rick y el Gobernador comparten datos personales y mentiras varias, mientras fuera Daryl y Rodríguez hablan de lo poco que importa su opinión en todo, y Hershel le cuenta al doctor la historia de su pierna. Ahí tenemos una buena metáfora de la sociedad: los políticos con sus reuniones que no significan nada sólo para consolidar su imagen social, los soldados resignados a cumplir órdenes, y los intelectuales compartiendo ideas. En todo ese embrollo tenemos a Andrea, que no pertenece a ningún grupo precisamente porque no es capaz de odiar a ninguno. Tengo un profesor que nos podría dar un discurso sobre la identidad nacional según esta metáfora. Por suerte para vosotros, yo no estoy tan puesta en el tema.

Por otra parte, en la cárcel también hay enfrentamientos: la masa frena las locas intenciones del hermano mayor de Daryl (para mí no tiene nombre, tampoco), y Michonne rechaza su propuesta de fugarse juntos a cazar al Gobernador. Parece que la chica ha encontrado un sitio al que llamar "hogar", una lástima que el precio que pide el Gobernador por dejar tranquilos a los protagonistas sea la cabeza de Michonne.

Al final del capítulo, como era de esperar, vemos la verdadera cara del político: llegan a casa, le cuentan una mentira al pueblo, y ordenan algo completamente nuevo y/o estúpido a su ejército. En esta parte podemos ver la diferencia entre Rick y el Gobernador: mientras que el segundo le dice a todos que a callar y a obedecer (menos a Andrea, a la que tiene que engañar para seguir acostándose con ella), Rick aún confía en Hershel y le cuenta la verdad, para que le ayude a decidir.

Y así, una semana más, el conflicto no se ha resuelto. Me parece impresionante que después de la serie haya un programa entero dedicado a debatir sobre el encuentro entre Rick y el Gobernador. ¿Hasta dónde piensan que podrán seguir estirando artificialmente la trama? ¡O pasa algo pronto o voy a tener que declarar la historia clínicamente muerta!

DETALLAZO: Polvo gratuito de Glen y Maggie durante su turno de guardia. ¡Qué bonito que aún queda amor en el mundo!


Ganas de gritar

on | | 1 comentarios
Ahora mismo debería estar terminando de escribir un trabajo que llevo muy mal de tiempo, pero estoy tan cabreada que no me puedo concentrar. Y es que hoy, día internacional de la mujer, no hago más que encontrarme una y otra vez con la negativa politizada y condescendiente de mujeres suspuestamente inteligentes que se niegan a que se luche por lo que es suyo.

En más de una ocasión he podido leer hoy que les parece horrible que celebremos el 8 de marzo como borreguitos complacientes ante pequeñas concesiones del gobierno, y que celebrar este día es admitir que somos inferiores. ¿Qué coño está pasando? ¿Pensé que vivía en un país desarrollado donde la mujer había salido a la vida política?

Creo que el principal problema es de perspectiva: y es que vivimos con tal complejo de inferioridad que decir en voz alta "hoy es mi día", cuando el resto del año somos una mierda, es como ponerse una corona de princesa el día de tu cumpleaños. Y eso pasa porque realmente pensamos que ELLOS (quienquiera que sean) nos están dando a nosotras el protagonismo. Lo que no entendemos de este día es que no es algo que los hombres nos dan, es algo que NOSOTRAS DEBEMOS COGER. Porque esa es lo forma de hacernos fuerte como comunidad.

Eso mismo hizo la comunidad gay, y les salió bien. Les dieron un día de "cagalástimas", y lo convirtieron en un festival de color y orgullo real. ¿Por qué no podemos hacer lo mismo? Puede que las mujeres jóvenes del primer mundo se sientan satisfechas con su trabajo extra fuera de casa y no necesitar un hombre al lado para llenar sus vidas, pero hay otras muchas mujeres que sufren el verdadero machismo, y que necesitan que demos este grito por ellas. ¿Vamos a abandonar una reivindicación más que legítima por no parecer desubicadas? Me parece el colmo del cinismo.

Me parece genial que todas seamos tan modernas que nos sintamos iguales sin tener que gritarlo a los cuatro vientos, pero la realidad es que no somos iguales a los hombres en este momento; lo único que sucede es que las desigualdades están tan incrustadas en el sistema que ni las notamos. ¿Quieres ser una cien por cien independiente y vivir al mismo nivel exacto que los hombres? Deja de esperar flores en San Valentín porque estás perpetuando un estereotipo en el que la mujer es un objeto que espera ser complacido en las relaciones. Deja de sorprenderte porque tu chico te lleve el desayuno a la cama: eso quiere decir que lo esperado es que tú te levantes y cocines para él. Deja de soñar con una boda bonita de blanco: es la mayor cristalización de la represión sexual de la mujer, la idea de que debe llegar virgen al matrimonio.

Si queremos estar ciegas ante la evidencia de los hombres no nos consideran siempre sus iguales, es una decisión como otra cualquiera. Lo que me mata del todo es que hagamos propaganda contra nuestro propio género porque ya "estamos cansados de escuchar las quejas de las mujeres débiles". Quien crea que por quejarse es débil o menos mujer, es porque tiene la suerte de vivir dentro de una zona de confort, y no lo suficiente inteligente o lo suficiente generosa como para luchar por los derechos de los demás.

No hablo de llenar globos lilas, comprar lacitos rosas o mutilar la lengua con los y las y las miembras. Hablo de ser conscientes de quiénes somos y no negarnos la oportunidad de ser visibles.

¡A la que no le guste mi opinión, que argumente! Estoy un poco harta de oír mierda hoy.

Oda a la sangre

on | | 0 comentarios

Dice la tele que es
maravilloso ser mujer:
tacones de aguja,
nueva máquina de coser,
tampones que absorven
y te hacen sentir como
una stripper en su
día libre.

No frotes más.
ponte corsé.
Construye la casa
de tus sueños
con bayeta súper-absorvente
y sé la envidia.
Ve a trabajar y
vuelve a tiempo 
de tener la cocina
limpia, muy limpia.
Ten la boda de tus sueños,
pero cásate
contigo misma.

Sonríe, sé feliz.
Y sobre todo
oculta la sangre
ignora el dolor.

La sangre es nuestro emblema
pero pocas tenemos
el mal gusto de sacar
el tema en la conversación.

La sangre es la maldición
que vuelve con la luna.
Licántropas intocables
de las que nadie habla.

La sangre trae dolor,
y ya desde la infancia
te acostumbras
a las patadas de
la vida y a que te digan
"ssssh", no digas
nada.

Y hoy siento que la sangre
palpita por ser escuchada
porque no quiero chillar
sólo en un parto:
¡estoy cansada!

No sólo nos une la sangre,
nos unen las ganas.

Argo: Otra película americana

on | | 2 comentarios


¡Y seguimos con la semana del cine!

La verdad es que no sabía que esta peli existía hasta que no la vi mencionada en los Oscars. Últimamente ando un poco desconectada del cine, y aunque intento leer y escuchar mucho, no tengo tiempo ni pasta para ir realmente al cine. Así que me alegré mucho cuando tuve la oportunidad de verla en DVD en casa de un amigo.

La verdad es que el argumento de la película es bastante fácil: atacan una embajada estadounidense en Teherán en 1979 y seis personas escapan. El gobierno americano busca una forma de sacar a los funcionarios del país sin que sean descubiertos por el ejército enemigo, que tiene el control total de las fronteras. Entonces entra en acción Ben Afflect (padre separado joven, guapo, moderno, con sentimientos y eso) que tiene una idea genial: sacar los trabajadores estadounidenses bajo la tapadera de que son una productora de cine canadiense que ha venido al país buscando localizaciones para una película titulada Argo.

Es posible que me haya perdido parte del encanto del que hablan otras críticas debido a que la vi en una lengua que no es mi lengua materna, pero le fui preguntando a mis amigos y por lo que me contaban me estaban enterando perfectamente bien de lo que pasaba. También ellos se sintieron desencantados por la trama. Una película muy típica hecha para reforzar los valores americanos al tiempo que echa una mirada medio nostálgica, medio crítica al Hollywood de antaño. Los malos son muy malos, y los buenos son muy buenos; como era de esperar.

Todo el sistema es una trampa mortal hecha para dañar a las buenas personas americanas que fueron a ese país a ganarse la vida como cualquiera. El entramado de corrupción terrorista que envenena la burocracia de ese país se filtra hasta las capas más superficiales: hasta los vendedores de la calles comerciales son descritos como violentos e intolerantes con los extranjeros.

En definitiva, a mí más que la mejor película del año más bien me pareció otro canto a la gran América y otro retrato incompleto de la Europa del este.

Es más que probable que no haya entendido la esencia de este thriller, por lo que si alguien me lo puede explicar le estaría más que agradecida.

Revelaciones: parte II

on | | 0 comentarios


Patrick se perdió por los pasillos seguido de Oforgen. Yo ya sabía que nunca cogerían a Jack, pero no los detuve. No quería más testigos. Roxane y Beatriz me miraban con los ojos grandes y redondos. “¿Qué estáis mirando? Tenéis un viaje que preparar”. Salieron de la habitación tras hacer una reverencia. “¡Haced al menos cuatro reservas!”, les grite mientras se marchaban.

                Bajo el Árbol Sagrado, sólo Sahara y yo quedamos para contemplar la agonía de la dueña de La Madriguera. Por el olor de su sangre, sí que era verdad que era vieja.

-¿Qué cojones miráis? ¡Sacadme de aquí!

-¿Por qué íbamos a hacerlo?- Sahara estaba disfrutando el espectáculo.

-Para que no te mate cuando consiga salir de esta, asquerosa traidora. Sabes que no tengo que pedírtelo. Puedo coger lo que quiera cuando quie—Otra bocanada de sangre le cortó el discurso.

-Hay que rematarla, o tarde o temprano nos matará. –Sahara se dirigió a mí.

-No, la necesito para que le pare los pies a Yasmina. –Irina pareció reaccionar ante ese nombre.

-Soltadme, yo me encargo de Yasmina. –Sí que se notaba la fuerza de sus años. Atravesada en plata como estaba, se retorcía con tal fuerza que la gran mesa de roble temblaba bajo su peso.

-¿Cómo? –Sahara me llevó a un lado, aunque sabía que ella podía oírnos igualmente. –Si la dejas libre, lo primero que hará después de Yasmina será buscarme a mí.

-No, primero buscará a Jack, y luego a ti.- A Sahara no le gustó la dosis de su propia medicina que le estaba dando. Era una pena, porque tenía más sorpresas para ella.

-Eso es cierto.- Dijo Irina después de soltar otro escupitajo sangriento. –El muy cabrón me ha roto un corazón. Parece que eso del ojo por ojo es lo que le va. Se va a enterar. ¡Soltadme!

-Tranquila, Irina. Encontrarás a Jack junto a Yasmina. Se me olvidó decírtelo: una de las yonkis que vamos a matar es su novia. Si te das prisa puede que la mates antes que él.

-Esto es una locura, Laura. Irina no es de fiar. –Sahara empezaba a perder los papeles.

-¿Y tú si, Sahara? –Era el momento de soltar la bomba final. –Porque por lo que yo sé llevas meses ocultándome información.

-¿De qué hablas?

-Hablo de los informes que tus humanos te traen y te llevan a todas horas y que nunca llegan a mis manos. De la información que Orgen te está dando sobre, por ejemplo, cómo acabar con mi vida definitivamente cuando ya no te sirva para nada.

-¡Laura! –Intentó que su tono fuera conciliador, pero instintivamente sacó los dientes y se encorvó, y yo hice lo mismo. –No puedes venderme por eso, no sabes qué pretendía hacer con esa información.

-¡Darmela a mí no, eso desde luego!

-¡Laura, cálmate! –Y mientras me lo decía su garganta se volvía loca y producía un sonido gutural amenazante. Pero yo no tenía miedo. Yo era la Emperatriz.

-Sahara, será mejor que empieces a correr. No me gustaría que estuvieras en desventaja.

-Sabes que cuando termine con todos vendrá a por ti.

-Estaré preparada.

-¡Soltadme ya, joder! –Me acerqué a Irina dispuesta a quitarle el tridente del pecho, y Sahara se lanzó a por mí. Lo que no esperaba era que yo rechazara su ataque con facilidad, y la mandara de un empujón al otro lado de la sala.

-¡Vete!- Le grité antes de liberar a Irina. Ésta se levantó despacio, aún vomitaba sangre. Me miró un instante y sacó los dientes.- Ni se te ocurra, zorra. Acabo de merendarme a una sacerdotisa.

               Irina se plantó frente a Laura un segundo, dispuesta a sacarle las entrañas. Le vino otra arcada y vomitó más sangre, esta vez con trozos de tejido en ella. Se puso la mano en la boca sorprendida, y todos los humanos bajo su control lanzaron un aullido al cielo a la vez. Muchos enfurecieron, y comenzaron a golpear a los pocos clientes osados que quedaban en el bar. El cáos se adueñó de La Madriguera en un instante.

                Las bailarinas de la barra tomaron sillas y mesas y comenzaron a destrozar el local. Los donantes de sangre se abrieron la yugular mientras gritaban maldiciones en kora labin, la lengua secreta de los oscuros. Dos o tres de los suplicantes que había arrodillados bajo el Árbol Sagrado comenzaron a tirar de las ramas hasta que todo el salón estaba bañado en sangre. El resto de los suplicantes lloraban mientras les llovía encima trozos de madera y piel muerta palpitando sangre negra y fría. Muchos de los porteros y vigilantes se dedicaron a golpear violentamente a todo el que se ponía a su alcance.

                Irina caminaba aún expulsando sangre por el pasillo que daba a la sala principal, seguida por los pasos serenos de la Emperatriz. Varios de sus peleles intentaron atacarla, pero no llegaban a tocarle un pelo antes de que los derribara o los devorara. Las fuerzas empezaban a fallarle a Irina, a quien cada vez le costaba más levantar el peso de sus propias piernas. Empezó a caminar lentamente hacia el pasillo que daba a aquel callejón de las afueras de Londres, y con cada paso que daba las acciones de sus peleles eran más violentas. Laura estaba a punto de perderla de vista por el pasillo, cuando Irina se volvió. La miró, y por un instante parecía que iba a decirle algo. Entonces le falló la rodilla, y tuvo que seguir el camino a gatas. Los gritos eran ensordecedores.

Looper (2012)

on | | 0 comentarios


Tengo entre manos un proyecto creativo para una de las asignaturas de mi máster, y está relacionado con la ciencia ficción y los relatos futuristas, por lo que estoy buscando películas relacionadas para "inspirarme" (si conoces alguna, por favor, recomiéndamela). Es por eso que cuando mi novio me propuso ver Looper el otro día, acepté encantada a pesar de que no había oído ese nombre en mi vida cuando me dijo "es una peli futurista".

El argumento, si lees los resúmenes que aparecen en FilmAffinity y IMDB son un verdadero cáos, pero la verdad es que simplemente está muy mal explicado. Lo bueno es que al comienzo de la película lo resumen muy bien de manera que queda bastante claro, y cuando te vienes a dar cuenta ya ha empezado la historia.

Se trata de una serie de asesinos a sueldo contratados por una empresa del futuro. En el futuro, será prácticamente imposible deshacerse de un cadáver debido a los sistemas de clasificación de las personas, por lo que las mafias que quieren deshacerse de alguien envían los sujetos al pasado, donde los loopers acaban con ellos, borrando desde el pasado la existencia de esa persona. Cuando la empresa quiere cerrar su trato con el looper, le envía a su yo del futuro con una buena recompensa: eso se llama cerrar el bucle. Los problemas empiezan cuando el protagonista de esta historia pierde a su bucle, quien está convencido de que hay un conspiración para cerrar todos los bucles que existen en ese momento por parte del nuevo jefe.

Esta cinta que en un principio puede parecer una película de tantas, a medida que la historia avanza se vuelve  más complicada: ya que es difícil diferenciar a los buenos de los malos (sobre todo cuando tienes a un personaje doble). En principio, parece la típica trama de "el mundo era una mierda pero me daba igual hasta que me tocó pringarme", con el mensajito de "ahora es personal" de fondo. Lo cierto es que en realidad es una reflexión bastante profunda y bastante acertada de cómo las élites de poder controlan a una mayoría pobre de la que se alimentan, y cómo las personas que pueden hacer algo para evitarlo no suelen  ayudar simplemente porque es más fácil mirar para otro lado. Sin embargo, todas las acciones tienen consecuencias, y tarde o temprano esa falta de motivación se acaba pagando, tal y como nos demuestra la cinta.

Un argumento un poco enrevesado a veces, pero sólo para el espectador impaciente o distraído. En resumen es una película muy entretenida, fácil de seguir y que te dejará pensando. Final sorprendente. ¡Más que recomendable!

EL DETALLAZO: La buenísima caracterización de Joshep Gordon-Levitt para que se parezca a Bruce Willis, su yo del futuro.

The Walking Dead: 3x12

on | | 1 comentarios


¡Hola a todos!

Ayer al fin pude sentarme a ver el último de The Walking Dead y vengo dispuesta de destriparlo. Para empezar, tengo que decir que me gustó bastante, sobre todo porque se centró exclusivamente en tres personajes: Rick, Carl y Michonne. Aprovecho para decir que la tercera es mi favorita, y que es increíble todo el "diálogo" que tiene en este episodio. 

La verdad es que si lo miramos desde el punto de vista de la evolución de la narración (como a mí me gusta analizarlo), haber metido una subtrama o dos en este capítulo no habría venido mal (por ejemplo, ¿qué está pasando en la prisión?, ¿y en el pueblo?). Aunque mirado por otro lado, como la guerra es inminente esta incertidumbre añade tensión al conflicto.

Por una parte, tenemos el reencuentro entre Rick y el hombre que le salvó la vida al salir del hospital. El pobre hombre ha perdido a su hijo y la cabeza, e intenta matar a Rick al principio porque no lo reconoce. Con esta vuelta a la primera temporada, por un momento parece que Rick ha recuperado su pasión por ayudar, y se desvive por hacerle recordar. Es interesante ver el contraste entre el Rick del cominezo del capítulo, que pasa de largo ante un hombre que pide auxilio, y el que se desvive por que un hombre al que apenas conoce recupere la cordura. 

Finalmente, el hombre convence a Rick de que para él no merece la pena seguir luchando, y que cree que su   trabajo es quedarse en el pueblo para limpiar poco a poco la ciudad. Rick accede a que se quede. Es importante la aparición de este personaje porque no sólo nos muestra la evolución de Rick, también nos hace vislumbrar su interior (a pesar de que no tiene fe en el mundo, sigue queriendo devolverle el favor). Además, este encuentro nos demuestra que la deshumanización sufrida por los personajes no es arbitraria, sino más bien infundada por la situación.

Por otra parte, Carl y Michonne salen en busca de una cuna para el bebé. Carl pone esa excusa para ir sólo a buscar un objeto personal, pero Michonne insiste en ayudarle hasta el final, salvándole de una trampa mortal. Aún así, el niño sigue desconfiando de las intenciones de la chica, a quien acusa de seguir con ellos sólo porque le conviene. Es cierto que Michonne es un personaje complicado del que aún no sé muy bien qué pensar, pero lo cierto es que en este episodio muestra su disposición a abrirse a los demás. Es probable que se esto se deba ante la certeza de haber perdido la lealtad de Andrea.

Este capítulo nos ha dado una visión un poco más completa del interior de estos personajes, pero lo cierto es que la trama principal apenas ha avanzado. ¿Nos harán esperar hasta la temporada 4 para ver el enfrentamiento armado entre los dos grupos?


The Walking Dead: repasamos

on | | 0 comentarios

¡Hola todos!

Bienvenidos a una nueva sección del blog en la que me dedico a spoilear y aburrir a la peña a la que le gusta The Walking Dead gratuitamente (literalmente).

Para abrir boca, voy a hablar un poco de la progresión de las dos temporadas anteriores para culminar destripando lo que lleva de ésta hasta que tengas ganas de matarme como a un vil zombie. Por supuesto, esta entrada está llenita de SPOILERS.

La primera temporada de The Walking Dead fue un auténtico descubrimiento: su popularidad, debida en gran parte al empuje del cómic  además del increíble giro argumental, hizo que el género zombi estuviera en los canales más populares en los rangos horarios más destacados. Yo creo que eso es algo insólito, al menos en España. Es innegable que esta serie ha supuesto una nueva etapa de revitalización del género.

La primera temporada giraba en torno al suceso en sí, la destrucción de la civilización conocida y el anuncio de nuevas formas de ver la existencia humana. Todo eso se proyectaba en el plano personal con el triángulo amoroso de Rick, Shane y Lori. Se puede decir, que al destruir todo lo conocido como sociedad, muchos de los deseos "impuros" que tuviéramos y nos reprimiéramos pueden dejarse libres, dado que ya no hay una sociedad que juzgue lo que está bien y lo que está mal. Es por eso que Shane y Lori se abandona a sus deseos, y es precisamente lo que se va a ir desarrollando en la polémica segunda temporada.

Así pasan infinidad de malos tragos, hasta que llegan a lo que parece un refugio, y que no es más que la confirmación de que el mundo tal y como lo conocían ya no existe (la famosa escena final con el científico). Ahí, los personajes se ven solos ante la verdad, y se ven las consecuencias del desgaste psicológico: y es que muchos prefieren la muerte a la negación de que lo que conocían ya no existe. Esta obstinada negación de la vida refleja lo mucho que estamos apegados a una serie de ideas que no son para nada perfectas, y mucho menos permanentes. Me parece una metáfora perfecta para la ideología (ya sea moral, política o religiosa) de cualquier ciudadano del primer o tercer mundo.

Y luego llegamos a la discutidísima segunda temporada (en mi opinión mejor de lo que está siendo esta tercera), en la que "no pasa nada". Nada salvo que Shane se descubre como un hombre desesperado dispuesto a todo por sobrevivir, Rick se queda anclado en los valores del pasado comenzando una peligrosa transformación, Lori juega a dos bandas y manipula concientemente a los miembros del grupo, Andrea acepta al fin que si ha de vivir ha de cambiar sus sistema de valores, Hershell es forzado a salir de esa utopía absurda en la que ha estado viviendo desde que su mujer murió, y todos descubren que no hay esperanza en el mundo (los niños mueren: no hay futuro). ¡Qué no pasa nada!

La segunda temporada es un importante punto de inflexión en la historia que culmina con la muerte de Shane, que cumple dos funciones: transforma el carácter de Rick, y hace a Carl dar el salto a la madurez. Ya desde este punto la audiencia (yo misma por un tiempo) condena a Lori por hacer lo mismo que todos: sobrevivir con las armas que tiene a su alcance. ¿Por qué la traición de Shane a Otis es menos despreciable que la de Lori a Shane? Sólo porque a Otis no lo conocía nadie: era una estrategia argumental para mostrar el lado salvaje (pero de alguna forma coherente) de la personalidad de Shane.

¡Y por fin llegamos a la tercera temporada! La primera mitad ha sido intensa y muy triste. La muerte de Lori durante el parto ha sido una sacudida más de realidad para Rick. Es de suma importancia este hecho. Por una parte, al morir de esa forma, no sólo demuestra su fortaleza, sino que da la última prueba de lo que la familia significa para ella, por lo que la imagen que teníamos hasta ahora de ella se desvanece. Ahora Lori es una mártir, y Rick un desagradecido que la despreció durante los últimos meses de su vida hasta la saciedad. Personalmente, opino que la muerte de Lori es la muestra última de que la lucha de las mujeres en esta historia es distinta, y no por ello menos importante.

Por otra parte, la obsesión con la seguridad de la cárcel, la desconfianza hacia las demás personas, y la aparición de este malo malísimo con un claro desorden psicológico, hace, desde mi punto de vista, decaer el clima de la historia. Hemos llegado al extremo más radical, la inversión de los roles sociales: ahora los malos son los humanos, y los zombies un escenario más. Por supuesto, esta reflexión era necesaria y evidente, pero sinceramente creo que es estos últimos capítulos se está americanizando demasiado. Ya no hay Shanes, los malos no son personas que han pasado por algo malo y se han quedado tocadas en el camino: los malos son malos, y sádicos y si una vez tuvieron familia poco nos importa. Andrea, por muy mal que me caiga, es el único eslabón de humanidad que veo que queda: se debate entre su nueva realidad (su grupo) y la esperanza de un futuro, la ilusión de poder volver a ser una mujer normal (encontrando el amor en el hombre equivocado). Por más rabia que me de, su incapacidad de matar al Gobernador es la única muestra de este dualidad que vive dentro de todos nosotros, la que caracterizaba a Shane. El resto no son más que una serie de tensiones instintivas que amenazan por no resolverse nunca; reduciendo a los personajes a simples "jugadores" del equipo de los "buenos" o de los "malos".

Por otro lado, el retrato que hace de las masas como un objeto manipulable y claramente descerebrado me parece más que acertado, pero pienso que a veces el servilismo de la gente del pueblo es exagerado (como el caso del doctor que asiste al Gobernador). Me creo que las personas del pueblo, que toman mentiras para desayunar, para comer y para cenar y nunca las ponen en duda, vean en el Gobernador una autoridad y lo respeten; pero no me entra en la cabeza cómo un científico que está expuesto a todas las mentiras y todas las injusticias que ese hombre crea, no haga nada más que sugerirle que tal vez pueda estar equivocado. Incluso si es un cobarde, debería hacer algo para escapar él mismo de esa situación. De la misma forma, el servilismo del grupo de Rick, en el que sólo Hershel da un paso al frente para pararle los pies a Rick cuando comienza a alucinar con Lori, no es muy distinto del pueblo del Gobernador.

Si has llegado hasta aquí: felicidades, eres un lector paciente. ¿Crees que mi análisis es erróneo? ¿Por qué? ¡No te cortes, di lo que piensas!