Recomendaciones de Netflix: To the bone

on | |

Tuve esta película en cola sin atreverme a verla porque, como tantas otras mujeres y hombres de mi generación, en mi adolescencia tuve un pequeño desorden alimenticio. La verdad es que me ha sorprendido mucho, lo bien escrito que está el guion, lo realista que es, y también lo mucho que me he identificado con la protagonista. Por suerte, como ella, siento que ya tengo la madurez suficiente para ver más allá de los números.

La trama

Nos adentramos al comienzo de la película directamente en la vida de una mujer joven que lleva muchos años sufriendo la anorexia. No vemos las motivaciones que la llevaron a la obsesión con el peso, sino que la vemos de lleno conviviendo con su enfermedad. Vemos a su familia lidiando en la cotidianidad con un trastorno muy difícil de superar, y que afecta a todos.

Ellen tiene 20 años y debería comenzar a vivir su vida, pero la realidad es que vive atrapada en su enfermedad. Sus padres, divorciados, no quieren admitir que están cansados de cuidar a su hija enferma, pero en sus acciones vemos que han decidido ignorar el problema y centrarse en sus propias vidas por un tiempo. Ellen, por su parte, tiene asumido que la anorexia es parte de su vida y se burla de todas las terapias en las que participa.

Pero su familia no puede ignorar más el problema, y decide llevarla a un centro especializado con muy buenas reseñas donde se prueba un método nuevo y muy exitoso. Se trata de una convivencia y la integración de un sistema de puntos con las que recompensan las actitudes que ayudan a la recuperación, sin castigar o marginar a quienes necesitan más tiempo para recuperarse.

Básicamente los someten a un aislamiento del que sólo pueden salir recuperándose; y para ello deben decidir cambiar sus hábitos. Allí conocerá a varias personas más con problemas alimenticios, y convivirá con ellos hasta conocerlos mejor. Mientras tanto y sin darse cuenta, se conocerá mejor a sí misma.

Análisis

Personalmente, al principio no le veía mucha chicha al personaje del doctor que lleva la clínica, ni entendía qué había de diferente entre los métodos de recuperación que salen al comienzo de la cinta y el que practica al propio doctor. Sin embargo, tras reflexionar un tiempo me doy cuenta de que el método que emplean en la casa tiene varias claves importantes.

La primera, la convivencia con otras personas que viven lo mismo que tú. La protagonista, con el tiempo, va viviendo las miserias y desgracias de sus compañeras como propias, y de la misma forma ve como propios sus éxitos. Aunque lleva su escudo puesto y hace difícil a los demás conocerla, al final se trata de tener roce con alguien y sentirse querido, que perteneces a un sitio, para que la autoestima suba y nos sintamos mejor con nosotros mismos.

La segunda clave son las sesiones con el doctor. No se trata de edulcorar la vida para convencernos de que todo está bien, si no de asumir que las cosas son como son y tener fuerza suficiente para seguir nadando en el río de mierda en que el que se ha convertido nuestra vida.

En esta película vemos a la protagonista intentar una y otra vez conectar consigo misma, y sus fracasos la llevan un paso más lejos de la recuperación. En última instancia lo que ella busca no es una palabra cariñosa o una mentira piadosa: ella vive en un infierno particular donde ella misma es su peor verdugo.

Lo que la protagonista de esta cinta parece estar buscando es el perdón: y lo peor es que no es capaz de poner nombre a todas las acciones o hechos de los que se arrepiente y no sabe cómo salir. Es como si en algún punto de su vida que ella ya no recuerda tomara una mala curva y se saliese de su ruta, y desde entonces todo lo que haya hecho se hubiera añadido a la lista de cosas por las que es un mal ser humano. Ellen busca la paz consigo misma sin encontrarla.

Se me ocurren mil formas de perderse en ese y otros miles de caminos sin encontrar la paz. Por eso creo que su lucha interna es una lucha universal que todos vivimos en mayor o menor medida, con diferentes "castigos" u obsesiones.

Alerta Spoiler

Ellen en el clímax de la película parece un caso perdido por completo, y ahí es donde entra el último y arriesgado método del doctor: dejarla alcanzar el fondo. Sólo llegando al fondo podemos dar la patada en el suelo para subir, pero lo cierto es que Ellen llega al fondo con tan poca fuerza que yo temía por su vida.

Por suerte, y gracias a todas las personas que han estado ahí para ella a lo largo del camino, Ellen despierta y entiende que su vida es suya, y nadie más puede vivir el trauma de su existencia por ella. Ellen piensa en todas las personas que están esperándola, y decide finalmente recuperarse. Ya lo ha intentado otras veces, pero en esta ocasión el espectador sabe que lo va a conseguir porque puede ver el brillo en sus ojos cuando toma la decisión.

En resumen

Una historia muy bien contada y muy realista que da luz sobre la horrible cotidianidad de una enfermedad muy común, a la vez que nos muestra el camino hacia una recuperación que siempre es posible. Mientras haya vida, hay esperanza.

0 comentarios:

Publicar un comentario