Memento mori

on | | 0 comentarios


Un animal,
Atrapado en
Su propia naturaleza;
Corroído por el miedo,
Eternamente triste.

Preso del aburrimiento,
Es testigo de la muerte
De su cuerpo,
Al tiempo que su mente
Se expande,
Y el universo a su alrededor
Adquiere colores nuevos:
Matices horribles y claros
Que llenan sus ojos
De sabiduría.

Cuanto más sabe,
Más es consciente de la
Absurda fugacidad
De los pensamientos;
Más ansioso se siente ante
El deterioro de lo físico.
Y entre tanto el tiempo pasa,
Y se lleva con él la lozanía;
Lo mejor que ha conocido
Ya son recuerdos en su
Memoria infinita.
Y se siente solo.
Sabe que está solo.

Busca realidades alternativas
En las que expandirse,
E intenta inútilmente
Escapar de su destino
A través del arte:
Sueña que otras mentes
En cuerpos vivos
Le recordarán
Cuando se haya ido.

Y se deshace:
Deja su llanto en
Notas musicales,
Su dolor en las páginas
De un cuaderno.
Sus miedos son
Pajaritas de papel
Movidas por el viento.
Nota cómo el arte le da vida,
A la vez que se le va la vida.

Está a punto de hacer algo grande.

Y en medio de la acción se muere,
Sin previo aviso.
En sus entrañas se pudren
Miles de proyectos
Que aún no han nacido,
A la vez que millones
De madres
Dan a luz
Niños que jamás
Sabrán su nombre.

De esta escena es testigo
El Planeta Tierra,
Que muere tan pacientemente
Que los humanos,
-Hormigas tristes,
Lágrimas secas-
No tienen tiempo de velarle
Como quisieran.

Se cierra el telón.

Mis gitanas de abril: mi feria

on | | 0 comentarios
Aquí algunas de las flores de mi patio (sí,son las mismas del año pasado).







Aquí también sale Luna, una gata muy arisca que recogió mi padre hace ya un año y algo.





 Ésta es Bimba, mascota prestada que lleva años con nosotros:


Y éste es el paisaje en el que se inspira el trabajo sobre zombies que tengo en proceso:



Aquí el intento de sustituto de mejor amigo muerto, Pelli, que es un pesado y está empeñado en que le quiera aunque yo no quiero confiarle mi corazón.

 
Y este cabezón es Tuchi, que resultó ser un macho.



Éso es todo lo que puedo contar de la feria de Sevilla.

Los Juegos del Hambre: Battle Royale descafeinado

on | | 2 comentarios


Y como nunca me hago caso a mí misma, el viernes pasado fui al estreno de Los Juegos del Hambre. La verdad es que la gente respondió bien, y la sala estaba casi llena a pesar de estar ya a mediados de mes. Se notaba en el ambiente que el público estaba deseando entrar, y me hizo gracia cuando alguien se puso a mandar a callar en los trailers: sin duda una peli muy esperada.

Muy esperada y muy descafeinada, la verdad. Yo me metí porque la semana anterior me habían puesto el trailer en Rec3 y me llamó la atención la historia de la que partía. En los anuncios de televisión te la venden más como una versión americana de Battle Royale, pero lo cierto es que no tiene nada que ver. Por desgracia, porque soy una gran fan de la primera.

La verdad es que mi valoración final de la película es bastante positiva, pero nunca alcanzará las expectativas que la inmensa campaña publicitaria que la acompañada me creó. No sé por qué sigo dejando que me engañen.

Bueno, a lo que iba. Si como yo quieres verla por el tema común con Battle Royale y piensas que será una vorágine de sangre y vísceras, mírate algo de los libros de Suzanne Collin de los que procede antes. Porque de sangre nada. Y la verdad es que para ser un juego que va de matarse, peleas pocas. Siempre que hay trifulca la cámara toma una perspectiva bastante subjetiva que marea un poco y no te deja ver ni sangre, ni nada de la violencia que se desarrolla con claridad. Pero eso no quiere decir que no sientas el miedo que la protagonista siente cada vez que su vida está en peligro (que es como 100 veces en dos horas y media). Una protagonista un poco sosa para mi gusto. Supongo que eso es porque no desarrollan su personalidad al completo, dado que entienden que la mayoría del público la conoce por los libros.

Y es que sin duda esta peli está hecha para los seguidores de la novelas. Yo, como ignorante de la vida que no se ha leído la saga (de momento) he notado vacíos de información que intentaban rellenar con leves insinuaciones, miradas y demás estratagemas que sólo un lector de Collins puede coger al vuelo. Por mi parte, agradezco que dejen al público inferir hechos sentimentales en lugar de ser tediosos y repetitivos.

La verdad es que lo último que pensaba es que se trataría de una historia de amor, aunque lo cierto es que me gustó. Sobre todo porque no dedican más tiempo de la cuenta a las escenas entre ellos, y porque como ya he señalado los diálogos son bastante escuetos (sobresaliente en eso). Además, la imagen de la chica desvalida que necesita ser protegida no existe en esta peli, lo cual se agradece tras el atracón que me he dado de Stephanie Meyer. Se intuye que el amor será un tema importante en el futuro, pero no es lo central.

Más puntos positivos: el vestuario (me encanta esa estética futurista y colorida tintada de toques victorianos); la historia de la sublevación de los distritos y cómo ese hecho histórico se palpa en todo el orden social (me parece muy realista); y sobre todo, que la acción no se centra únicamente en la isla donde sucede el juego, sino que vemos todo el circo que se monta a su alrededor, que a su vez nos desvela el entramado político.

El puntazo negativo: El final es demasiado abrupto. Parece que hayan dejado la peli en medio de una escena. Más que dar sensación de continuación, te deja desconcertado y confundido. No da ni una pista de lo que va a pasar (de nuevo cuentan con la complicidad del público, a lo mejor la última frase era significativa en el libro o algo).

En resumen: una buena peli (aunque no la de la vida), sobre todo si eres fan de la saga. Si no lo eres, tienes curiosidad por verla y andas corto de perspicacia o de paciencia, mejor que leas algo sobre el tema antes.

Lo cierto es que mi opinión no es demasiado fiable, ya que no tengo ni idea de que van los libros, a lo mejor alguien que los haya leído ve algunas cosas que yo he pasado por alto. ¿Alguna ayuda?

PD: Tranquilos, ya estoy en proceso de conseguir la obra para mi Kindle, y antes de la segunda seré una friki del tema (a no ser que esta mujer escriba como el culo, aunque si me tragué a la Meyer...).

True Blood Secretos inconfesables: Sangre entintada

on | | 2 comentarios


Hoy voy a inaugurar dentro de la sección de críticas un nuevo género que aún estoy empezando a conocer: el cómic. No es que haya leído demasiado, ni que sea una experta en el género.

La verdad es que es un género muy particular al que no acabo de adaptarme. Tiene muchas ventajas, además de que el contar con el código visual le da otra dimensión a la historia y eleva el estilismo de la narración. Aún así, hay cosas a la que no me acostumbro, como la sencillez de los diálogos y el gusto chirriante por explicitar los sentimientos. Aunque ésa es otra entrada del blog. Hoy a vamos a centrarnos en
Secretos inconfesables.

El cómic está hecho para aquellos que somos auténticos fans de True Blood; aquellos que nos hemos visto todas las temporadas y hemos leído los libros hasta que Charlaine Harris nos ha aburrido (sí, a mí me ha aburrido: la serie es tan superior a los últimos libros que no le he visto sentido a seguir leyendo). Al menos eso dice la publicidad, algunos aficionados y el vendedor que embaucó a mi pobre novio para que me lo comprara (gracias, baby, así tengo cosas de las que hablar en mi blog).

Pero no nos engañemos: las circunstancias de las que parte la creación de este cómic hace que de entrada sea imposible crear un buen guión para éste. Ni siquiera habiéndose encargado de él el mismo creador de la serie (Alan Ball) se salva. Se trata de una trama alternativa sacada entre la segunda y la tercera temporada, ambientada en el Merlotte's de la serie con los mismo personajes, y dado que la serie tenía que continuar no podía haber grandes cambios.

Esto plantea un problema inicial que los editores, lejos de estudiarlo para solventarlo de manera satisfactoria, han pasado por alto. ¿El problema real?, que para hacer esa idea efectiva habría que alejarse de los personajes de la serie de televisión, por lo que el producto no sería tan comercial.

En este cómic (los seis primeros tomos) un monstruo ancestral que se alimenta de la vergüenza encierra a los principales protagonistas de la serie en el bar de Sam, y uno por uno tienen que contar algún secreto inconfesable. De esa idea inicial podrían salir miles de cosas, y más si tenemos en cuenta que en ese bar están encerrados dos vampiros, un cambiante, una telépata, un follador nato, un prostituto y una chica negra con un pasado oscuro, mala leche y unos biceps hiper-petados. La idea de un monstruo que habitaba en la América antes de las colonias es muy buena, y más aún el hecho de que ataque con algo distinto a la violencia, sin embargo, las historias que salen de esas bocas hacen que el cómic sea decepcionante por momentos.

Lejos de meternos en esa atmósfera oscura y violenta en la que se desenvuelven normalmente los personajes de esta historia, nos adentramos en el mundo Disney de golpe y porrazo. Cuando un vampiro de casi doscientos años confiesa que un día una partera le ofreció comida y él a cambio se la comió (así, sin torturarla ni nada antes), empiezas a preguntarte qué clase de poder es el que está manipulando el texto. Probablemente sea el todopoderoso dinero, para que sea posible vender el cómic al mayor público posible, aunque en los tiempos que corren no me extrañaría que hubiera sido algo disfrazado de moralidad.

Por supuesto, no todo es malo en este producto True Blood: el dibujo, además de ser bastante fiel a los actores, es muy bueno, y el hecho de ver a nuevos personajes fantásticos en el Merlotte's como el monstruo de la vergüenza es bastante estimulante. Una pena que hayan apostado por ser esclavos de la serie de televisión en lugar de dejar que esa idea madure y hacer una realidad paralela en la que los vampiros y los monstruos campen a sus anchas y sacien la sed de sangre los espectadores impacientes.

En lugar de eso, prefirieron irse a por el dinero fácil de aquellos que confían en el buen hacer de un nombre famoso y que luego siguen la saga por no bajarse del burro del hype. No es mi caso. Eso sí, aquellos aficionados a los vampiros tipo Crepúsculo lo encontrarán fascinante.

Rec 3: sabor a sangre

on | | 0 comentarios

Y hoy recupero de golpe y sin avisar mi casi olvidada costumbre de comentar la peli vista nada más llegar del cine. Cómo echaba de menos eso también. Hoy, viernes 13, no podía caer otra que no fuera
Rec 3.

La verdad es que las expectativas estaban bajas: la mitad del grupo con el que iba había leído que era una mierda, la echaban en una sala compartida que era pequeña y olía a rancio, y la historia se había quedado en un punto ambiguo difícil de resolver. Todo señalaba a una hora y veinte (sólo!) de aburrimiento.

Por suerte, mis expectativas eran tan bajas que no podía sino superarlas. Una película atípica que se sale del tono general de la saga y que si es corta, se hace más aún, ya que las situaciones tan bizarras a las que expone al espectador le hacen ir de una secuencia a otra casi sin enterarse.
La trama principal no avanza demasiado, y nada nuevo es revelado de esta misteriosa plaga, sin embargo, esta película no está del todo injustificada. Une los legados de lo descubierto en las anteriores Rec y Rec2, a la vez que nos da un respiro de tanto susto y tanta tensión claustrofóbica, para hacernos reír y disfrutar de una buena masacre al más puro estilo Robert Rodríguez. Tiene escenas míticas como la ya conocida novia furiosa corriendo con una motosierra en la mano (un momento que me recordó bastante a una escena de Zombie's Party), algunos sobresaltos propios de este tipo de películas (los menos, bastante previsibles) y alguna joyita en la variedad y forma de matar a un zombie (sin bien tampoco hay tanta matanza de zombies en sí misma).

Por supuesto, no es la película de la vida, ni la mejor de la saga. Creo que ni siquera es comparable dado que se aleja, y mucho, del estilo de la trama principal. Por eso también carece en gran parte de trama. Tras un rollo de vídeo de boda típico que nos presenta a los personajes, la trama se retira de la perspectiva subjetiva y te cuenta una bonita historia de amor tintada de sangre por todas partes. No hay demasiadas subtramas (por no decir que no hay ninguna) de ahí que a lo mejor la historia quede corta y un poco insustancial. Otro punto negativo sería que el director parece abusar un poco de la técnica del primer plano que esconde una amenaza al fondo, por lo que llegado un momento ésta pierde todo su sentido.

Sin duda, y en resumen, una película para pasarlo bien y olvidarte de todo un rato, para aquellos que no tienen demasiadas pretensiones. Si estás estresado y necesita ver un poco de sangre y vísceras, y sobre todo si te hacen gracia las muertes en defensa propia horrendas que rozan el absurdo, ésta es tu película. ¡A mi me encantó!

Contigo

on | | 0 comentarios
Es la vida un laberinto
del que nunca saldremos;
condenados a la perdición,
buscamos sentido a los vientos.

Te miro a los ojos
a veces
y pienso:
¿qué importa qué hay
ahí fuera
si no conozco aún
qué hay dentro?

Homo homini lupus

on | | 0 comentarios



He intentado sobrevivir sin ti, blog mío, pero me he dado cuenta de que me es imposible.

Creía que por fin me había integrado en el mundo, y que ya no necesitaba estas notas desesperadas para recuperar el equilibrio. Que ya jamás volverían esa ira irracional y ese hastío interminable que me hace aborrecer al género humano.

Y sin embargo han vuelto. Han vuelto y me han hecho volver, como un vulgar borracho reincidente, a la terapia de escritos llenos de amargura y sinsentido.

Vuelvo a dejar mis mensajes insignificantes en las bravas olas en las que navega el mundo hoy. Y el mar me abraza, porque siempre acogió bien la mierda. Y yo me siento aliviada.

Sé que ésto no cambia nada. Seguiré siendo una histérica irascible, y nadie que lea ésto aprenderá una leche de ello. Pero para mí sí marca una diferencia.

Estas entradas me previenen de volverme loca; y mientras quien me lea aquí verá la cara oscura de mi ser, quien me conozca no podrá creer que toda esta bazofia salga de mis dedos, "con lo dulce y simpática que soy". Yo no puedo quedarme todo esto dentro, me mataría. Por eso lo vomito al mar.Soy mi peor enemigo, y soy consciente de ello: el hombre es un lobo para el hombre. Bestia y cazadora en una misma persona, respiro hondo y finjo que soy normal.

Tanto rollo para decir que estoy de muy mala leche porque no soporto la Semana Santa y soy de Sevilla. No es algo que debas decir mucho en voz alta por aquí. Todos los capillitas, nazarenos y meapilas varios te miran con una mezcla de miedo y asco preparando el eterno discurso de la "tolerancia": habla la religión más extendida en España y que se permite el lujo de cerrar sus puertas a una importante parte de la población en base a un sistema de valores anquilosado y corrupto.

No te dicen que sean mejor que tú, pero lo piensan. Puedes verlo en sus ojos mientras se dan golpes en el pecho de rabia porque el cielo le ha dado una tregua a la sequía de los campos. Tu virgen no sale este año. Tu virgen no tiene que pensar si habrá verdeo este año o no. La esperaste un año entero y no llegó. Qué pena te dio. Qué triste se quedó el jornalero que sólo tuvo un mes de verdeo porque no cayó una puta gota de lluvia en marzo.

Lo importante es que la virgen salga. Que el mundo vea el esplendor del pathos católico sevillano, gran conocedor de la fé y experto pregonero del dolor añejo. Las heridas frescas no le duelen porque no están en la talla de madera.

Quizá sea que estoy un poco estresada porque se avecinan grandes e importantes cambios en mi vida. Me da miedo fracasar: que no me salga, o que salga mal, o que salga bien y algo me impida disfrutarlo. No sé por qué, eso es lo que más miedo me da de todo.

En los últimos dos años, al llegar una fecha concreta del año alguien ha muerto. Este año esa fecha coincide con el momento en el que tengo que coger un avión sin billete de vuelta.

Pueden pasar tantas cosas. Van a pasar tantas cosas.

Y lo único que me da miedo es no saber cuáles de todas las posibilidades se van a cumplir...