Black Swan: viaje a través de la creación artística

on | |

Por muy tarde que sea lo prometido es deuda, y dado que seguro tendremos un par de semanas más de El cisne negro en el cine voy a daros mi opinión.

La película gira en torno a la obsesión de una joven bailarina por alcanzar la perfección, llegar al máximo y ser la intérprete perfecta. El problema es que las presiones externas propias de la profesión que tiene la mantienen encerrada en sí misma y no le permiten transmitir. Se podría decir que es una frígida de los sentimientos (bueno, y en otros sentidos).

Una magnífica interpretación de Natalie Portman que nos arrastra al mundo de su subconsciente llenándonos de tristeza y pánico. Un testimonio poco fiable de una historia confusa que llega a una única conclusión (al menos para mí) y es que la grandeza del arte nos supera. Una fotografía cuidada nos adentrará en ese mundo extraño lleno de imágenes sugerentes que, por cierto, dan un montón de mal rollo. Muchos dicen que salieron del cine con mal cuerpo, pero yo la verdad es que en la escena final no pude sino sonreir. Puede que realmente necesite ayuda psicológica.

Tengo que hacer una mención especial cómo el director nos acerca las presiones y retos a los que diariamente se enfrentan estas chicas para llegar a ser grandes bailarinas. Los sacrificios, el esfuerzo, ese sentimiento de llevar el peso del baile sobre tus hombros sin que nadie te ayude. Para mí son auténticas heroínas. Señalar lo bien que Natalie Portman desempeña su papel en esta misión a estas alturas me parece redundante.

Resumiendo, una magnífica cinta con un tema si bien un poco demasiado trillado (el bien y el mal, la razón y el corazón, la represión sentimental, bla bla bla) tiene una persepectiva muy atractiva que te engancha. Sin duda es una peli hecha para disfrutar. ¡Recomendada!

1 comentarios:

irakolvenik dijo...

A mí me pareció sublime. Y sí, salí del cine con mal cuerpo. Lo veía venir desde lejos y me quedé con mala sensación, será deformación profesional.

En mi opinión el tema no es solamente el bien y el mal o una especie de lucha de dualidades (que sí, está presente) sino también un viaje en caída libre a la locura que, al menos a mí, me impactó bastante. Igual eso también es deformación profesional, no lo sé xD

Comparto tu opinión en todo lo demás: Natalie Portman está impresionante llevando todo el peso de la historia y visualmente es una película impecable.

Publicar un comentario