True Blood: televisión VS libro

on | |


Esta cabecera tan atrayente sólo puede anunciar una buena serie. Con motivo del arranque de la tercera temporada de la serie True Blood, os resumiré un poco de qué va la historia para que os enganchéis tanto como yo (que conste que hago ésto en lugar de ver el primer capítulo de la tercera temporada).

Sookie Stackhouse es una joven camarera de la pequeña localidad de Bon Temps. Es un pueblo pequeño donde todo el mundo se conoce y nadie pasa despaercibido. Y mucho menos Sookie, que tiene la habilidad de leer los pensamientos ajenos; habilidad que la ha privado de tener una vida corriente. Siempre evita el contacto humano porque acaba sabiendo de la gente mucho más de lo que desea.
Todo es un aburrido ir y venir de pensamientos ajenos en su vida hasta que entra en el bar donde trabaja Bill Compton: el primer vampiro que pisa su localidad desde que los japoneses inventaron una sangre sintética y la comunidad vampírica dio a conocer su existencia a los hombres.

Hasta ahora todo parece un retorcido formato de Crepúsculo, pero en cuanto ves los dos primeros minutos de serie, o lees las primeras páginas del libro, te das cuenta de que no es así. La historia entre Bill y Sookie se complica y otros "hombres" entran en escena: otro vampiro, varios "cambiantes", hombres lobo... la vida sexual de esta chica es de lo más variopinta. Si te lees los libros, por supuesto.

Lo bueno de la genial idea original de Charlaine Harris es que tiene una adaptación televisiva muy libre que te permite ver la serie y leer los libros con total tranquilidad. La serie no es un altar de culto a cada palabra que salió de la pluma de esta mujer, sino una versión distinta (a veces mejorada) de lo que cuentan sus libros.

Para los que les guste las historias menos edulcaradas, recomiendo el libro, porque la protagonista no mantiene mucho los novios de un libro a otro, y se abre paso en el mundo mágico a través de la tensión sexual permanente con los hombres que lo habitan. La ventaja del libro sobre la serie sin duda es esa: la permanente soltería de la protagonista te abre un inmenso campo de posibilidades narrativas que quedan cerradas cuando SPOILER al final de la segunda temporada Bill Compton le pide matrimonio a Sookie Stuckhouse. Aunque estoy segura que los inteligentísimos guinistas sabrán cerrar este detalle con elegancia.

El contra del libro es que la protagonista es un poco superficial, bueno, más bien tonta. Se preocupa de detalles un poco tontos como la ropa en la que lleva en cada ocasión, y se la ve un poco catetilla, a veces incluso retrógrada. Aunque hay que decir en favor de Charlaine Harris que la protagonista vive en un mundo de rednecks, y que no puede ser de otra manera. Demasiado abierta es saliendo con vampiros y soportando en silencio los horrores que conoce en el mundo mágico paralelo en el que se pierde su vida.

Por el contrario, en la serie el personaje de Sookie es mucho más fuerte e independiente, o al menos demuestra de manera más clara su fuerza e independencia. Aunque, como he dicho, en la serie es totalmente monógama, lo cual merma mucho las posibilidades del argumento en ciertos campos. Pero también hay que decir en honor a la serie es que los argumentos de los secundarios están más desarrollados y conseguidos, que llevan el espíritu del libro muy bien a la pantalla y que mantienen lo esencial sin convertirse en un altar absurdo a Charlaine Harris.

Lo bueno de ambas, que sus diferencias hacen posible seguir la serie y el libro a distinto ritmo sin ser monótono. Te puedes adelantar a los acontecimientos principales de la serie sin que te deje de sorprender cuando lo ves en pantalla, porque siempre tiene un toque original y distinto.
Por último, lo mejor de ambas, que los platos fuertes los consevan en igual grado: una protagonista de fuerte carácter, vampiros y criaturas mágicas, y sobre todo, mucho sexo y mucha sangre.¡Más que recopmendable!

Resumiendo:
La serie de libros de Charlaine Harris es divertida, amena e intrigante: un lectura perfecta para el veranito.
La serie de televisión True Blood es fresca, entretenida y con una fotografía preciosa.
Si no sabías qué hacer con los ratos muertos de las siestas en verano, creo que te estoy dando una pista clara.

Bueno, ahora os dejo que tengo que estudiar algo (qué va, voy a empezar a ver la tercera temporada).

2 comentarios:

Intza dijo...

La verdad es que llevo tiempo con ganas de ver esta serie, a ver si este verano la empiezo!! XD
Y... por cierto, que volví a cambiar el link de mi blog XDD

Anónimo dijo...

ei es verdada que la autora va a hacer el libro 11 :D ojala y sea verdad por que la verdad n m husto como termino el 10 ojala que sean mas esenas con erick lo amoooo saludos

Publicar un comentario